¿ACOSADOR O ACOSADO?

¿ACOSADOR O ACOSADO?

Como se mencionó en nuestro artículo anterior, recientemente se conmemoró el Día Contra el Acoso Escolar. Por ello a través de esta nota queremos dar a conocer un testimonio sobre un adolescente de 16 años que se encontraba en la posición de acosador. Esta entrevista se realizó durante su tratamiento en Centro Khepra:

“Vengo al centro Khepra desde enero por problemas de conducta en el colegio y en casa, estuvieron a punto de echarme del curso a causa de mi comportamiento, llegó un punto en el que los profesores estaban hartos de mí porque siempre les vacilaba delante de toda la clase ya que no soporto que se pongan por encima de mí y siempre intento “bajarlos” con gritos y rabia”

Como se puede ver, él ya reconoce que tiene un problema y que le es difícil lidiar con esta situación. Esto le ha provocado problemas en su escuela, con profesores y compañeros de clase.

“En casa, siempre que quería conseguir alguna cosa, si tenía que hacer algo que no me gustaba o simplemente no tenía ganas de realizar, siempre respondía con gritos, golpes e insultos y siempre acababa consiguiendo lo que quería”

La situación se extendió a tal punto de perjudicar la relación en su casa con sus padres.

“Yo no era consciente de esto, aunque nunca he visto correctamente mi comportamiento hacia los demás y siempre he despreciado y maltratado a las personas que mejor se han portado conmigo, por eso decidí venir al centro, cambiar mi comportamiento y mi forma de ver las cosas”

Lo más importante es que él logra darse cuenta de sus errores y como le afectan en su vida personal y social.

“El proceso de cambio es lento y muchas veces parece que no avances pero después de 9 meses ya he conseguido controlar la rabia y respetar a las personas poniéndome en el lugar de ellos y pensando cómo se sentiría si yo me comportara como antes. Me paro a pensar y reflexionar si esa es la mejor forma de responder y como se me vería desde fuera si actuara igual que antes. Al día de hoy sigo teniendo algún ataque de rabia pero ya no son tan continuos como antes”

En este punto es capaz de ponerse en el lugar de los demás y controlar sus cambios de ánimo. Pese a que aún no ha acabado el tratamiento, existe un compromiso de su parte de querer cambiar. Como lo ha mencionado él, es un proceso largo que le está tomando su tiempo, pero que vale la pena.

Nuestro compromiso con las personas y su mejora se vienen forjando durante varios años, y nuestra mejor satisfacción es saber que nuestros ex-pacientes y pacientes tienen una mejor calidad de vida.

No Comments

Post a Comment