Terapia en grupo

La comprensión y el apoyo son muy necesarios durante el tratamiento de esta enfermedad que a menudo te aísla del mundo. El grupo otorga una ayuda continua dentro y fuera del centro.

En los grupos terapéuticos, el avance de uno de los miembros nutre y potencia el avance de los demás integrantes. Lo que le ha servido a tu compañero puede servirte a ti, y lo que te ha ayudado a ti puede ayudar a tu compañero.

A menudo nuestro sufrimiento se manifiesta en nuestra manera de relacionarnos con los demás, y puede empobrecer nuestras relaciones o vivirlas con angustia. El grupo puede permitirte trabajar los conflictos relacionales de una manera vivencial, aprendiendo nuevas maneras de relacionarte directamente desde la práctica. Tus compañeros pueden hacerte de espejo y esto te permitirá conocer aspectos de ti que de otro modo no podrías conocer, dándote la oportunidad de realizar un crecimiento personal profundo y sólido.