Adolescencia
y crecimiento
personal

adolescencia

Adolescencia
y crecimiento
personal

La adolescencia es una de las etapas más fascinantes y complejas en la vida de toda persona. Es un periodo de constantes cambios físicos y psicológicos en el que se modifica la percepción de la imagen personal y comienza la formación de la identidad, así como de las relaciones con padres, familiares, amigos y el desenvolvimiento social.

La autopista del cambio

Este acelerado viaje repleto de crecimiento y cambios puede tornarse confuso y agotador al ser una transición compleja y, muchas veces, difícil de manejar: se trata de un proceso gradual e incluso perturbador en el que se experimentan drásticamente emociones encontradas y poco estables.

Por este motivo resulta esencial brindarles a los adolecentes apoyo e información que los oriente por un camino con senderos seguros que lleven al óptimo desarrollo y crecimiento personal. Además, al tener relaciones estrechas con personas con las que pueden contar, logran ganar más confianza en sí mismos.

Con la intención de favorecer su integración social y su satisfacción personal, el Centro Khepra ofrece psicoterapias en grupo con efectos movilizadores y constructivos para los adolescentes: al sentir que forman parte de un grupo, tienen más posibilidades de beneficiarse de la interacción con iguales. Además, se sienten identificados y comprendidos, por lo que desarrollan una autoestima positiva.

Establecer lazos es fundamental para crear un entorno seguro y estimulante, en el que los jóvenes sientan a la vez autonomía y protección, estén expuestos a valores positivos, tengan unas pautas que seguir, dispongan de supervisión y normas con las que orientarse, encuentren oportunidades para el presente y también disfruten de la libertad de explorar su identidad, expresar sus opiniones y participar en decisiones que afecten a sus vidas.

En los grupos se tratan los diferentes cambios experimentados durante la adolescencia, así como los efectos que conllevan los mismos en el día a día de los jóvenes, y posibles conflictos o inquietudes que puedan generarse.


  • Se trabaja el cambio de roles que supone hacerse adulto, se les ayuda a redefinir lo que son y se busca un equilibrio entre su infancia y las nuevas actitudes, responsabilidades y formas de sentir del mundo de los adultos.
  • Se habla de las situaciones familiares, relaciones con padres y convivencia en casa.
  • Se trabaja la aceptación de la imagen corporal y la sexualidad.
  • Se definen las relaciones sociales y afectivas, en las que encuentran apoyo y nuevos referentes de comportamiento.



Mediante estas sesiones grupales se aprende a poner en práctica valores aprendidos en su primera infancia, se les motiva a explorar y formar su propia identidad y así desarrollar habilidades que les permitirán convertirse en adultos plenos y responsables. Cuando los adolescentes reciben el apoyo y el aliento de los adultos, se desarrollan de formas inimaginables y se convierten en miembros de sus familias y comunidades, dispuestos a contribuir y capaces de ser plenamente felices.

No Comments

Post a Comment