“Las terapias son como
un mejor amigo
que sabe de psicología”

“Las terapias son como
un mejor amigo
que sabe de psicología”

Soy C….

Tengo 19 años y estudio Primero de Ciencias Ambientales.

El motivo principal que me llevó a Khepra es un importante problema digestivo. Antes de llegar aquí he ido a digestivos, endocrinos, dietistas y nutricionistas. Me dijeron que mi digestión era muy lenta y que tenía intolerancia a la fructosa y sorbitol. Dejé de tomar estos alimentos, pero no sirvió. Una vez cada 3-6 meses cogía una gastroenteritis muy fuerte que me dejaba baja de peso.

Más adelante empecé a pensar que el estrés podía agudizar los problemas digestivos. Poco a poco me di cuenta de que era demasiado autoexigente, que tenía ansiedad frecuentemente. Además, comprobé cómo después de semanas de más estrés los problemas digestivos eran mayores.

Un gran problema que también tuve es que cada digestólogo/nutricionista al que acudí me aconsejó unas cosas y prohibió unos alimentos. A menudo se contradecían entre ellos y yo no sabía a quién creer. Mi dieta se limitó bastante, y no era agradable que cada uno me “diagnosticara” una cosa diferente.

Entonces hablaron a mi madre de Khepra y decidimos probar. La primera impresión fue un poco desagradable porque debido a mi bajo peso se vieron obligados a insistir mucho en que no tuviera un transtorno en la alimentación. A mí me habian hecho pensar en muchas cosas (enfermedades, intolerancias) que podia tener, pero nunca se me habría pasado por la cabeza ser anoréxica, es de las pocas cosas de las que estaba segura. Siempre he disfrutado comiendo, he sido consciente de mi bajo peso y he querido engordar un poco, así que esto me molestó.

Ahora llevo aquí dos meses y estoy a gusto. Las terapias son como un mejor amigo con conocimientos de psicología, y los talleres sirven para desconectar y aprender algunas cosas. Creo que poco a poco iré aprendiendo a manejar y entender mis emociones, a no exigirme tanto y a ser feliz con lo que tengo.

No Comments

Post a Comment