Risoterapia

Risoterapia

En Khepra realizamos diferentes talleres como parte de la terapia para tratar los trastornos alimentarios y las patologías en general. En este caso, os queremos presentar la risoterapia, con un breve recorrido por su historia y haciendo mención de los beneficios que nos puede reportar.

Desde hace siglos se conoce la importancia de la risa y del sentido del humor.

Ya en el antiguo Imperio chino, las personas se reunían con la única finalidad de reírse como un medio de equilibrar la salud. En la India, al igual que en China, también se encuentran templos sagrados donde se puede practicar la risa.

En culturas tribales, existía la figura del “doctor payaso” o “payaso sagrado”, que consistía en un hechicero vestido y maquillado que disponía del poder terapéutico de la risa, y el cual lo utilizaba para curar a los guerreros enfermos.

En la historia de la psicología, ya Sigmund Freud consideraba que las carcajadas liberaban al organismo de la energía negativa. Años después, ha sido demostrado científicamente, viéndose que el córtex cerebral libera unos impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír.

A raíz de eso, en los años 30 se empezó a utilizar, de una manera más desarrollada, la risa como un método terapéutico.

En los años 70, un doctor californiano hizo intervenciones con la alegría y el buen humor, dentro del tratamiento con sus enfermos, obteniendo resultados muy beneficiosos.

Desde ese momento, la técnica de la risoterapia fue utilizada en hospitales de muchas partes del mundo, como en EE. UU., Alemania, Suiza…

Científicamente, se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios: rejuvenece, elimina el estrés, tensiones, ansiedad, depresión, insomnio, problemas cardiovasculares, musculares, respiratorios…

Recientes estudios sobre la capacidad de las carcajadas indican que mientras reímos liberamos gran cantidad de endorfinas, responsables en gran parte de la sensación de bienestar. Nos aporta aceptación, alegría, relajación, abre nuestros sentidos, sensaciones, emociones… Gracias a la risa podemos expresar muchas emociones, como la alegría, la felicidad y la sorpresa, entre otras.

Actualmente, por la vida que vivimos (con la familia, el trabajo, responsabilidades…) sufrimos mucho desgaste emocional, estrés, ansiedad, depresión…, y con la risoterapia podemos llegar a alcanzar unos estados emocionales que nos ayuden a superar todo ese desgaste que tenemos del día a día.

Gracias a la risoterapia encontramos el niño que llevamos dentro, este niño divertido, que es un gran aventurero, un explorador, es él el que nos pondrá de nuevo en contacto con la risa, con el humor, con la satisfacción de lograr aquello que buscamos, enfocado hacia una visión positiva que nos permitirá mejorar nuestro bienestar, dando un impulso a nuestra salud, tanto física como emocional.

En las sesiones de risoterapia, se crea un espacio para estar con uno mismo, vivir el aquí y ahora, estar en el presente, nos ayuda a descubrir nuestros dones, habilidades y capacidades propias, vencer los miedos, la vergüenza, contactar con nuestro sentido del humor, de gozo y aprender a vivir una vida positiva, intensa, sincera y total, tal y como lo hacen los niños.

No Comments

Post a Comment