Sobre la felicidad

Sobre la felicidad

En Khepra entendemos la felicidad como un estado, no como una emoción. Uno puede ser feliz y estar triste o enfadado; es algo distinto a las emociones, que son transitorias y momentáneas. La felicidad es aquel estado en el que uno se siente pleno con su existencia y esta plenitud tiene que ver con la aceptación de uno mismo, de sus límites, de saber regular el deseo… también tiene que ver con responsabilizarse de uno mismo y de su vida.

En la sociedad actual, los recursos en muchas ocasiones superan a las necesidades, lo que nos obliga a regularnos, pues de lo contrario aparece la tendencia a la infelicidad, ya que nunca será suficiente. Muchas personas ponen la felicidad fuera y se dicen a sí mismas: “cuando consiga esto seré feliz” o “si tengo más dinero seré feliz”. Ésa es una gran fuente de insatisfacción, pues significa que esperan que algo externo les llene y les haga felices.

El poder de ser felices está en el interior de las personas. Este punto de vista se refuerza al observar que la ciencia es incapaz de comprender este estado.

Científicos buscando la felicidad

La filosofía ha abordado el tema de la felicidad casi desde sus comienzos como tal, pero desde hace unos años el mundo científico también se ha interesado en este asunto, al menos desde cierto perfil experimental.

Actualmente existen más de 20.000 artículos científicos dedicados a la naturaleza, causas y condiciones de este estado de la mente. La Universidad Erasmo de Rotterdam (Holanda) posee su propia base de datos sobre la felicidad en el mundo y proliferan libros sobre el tema a cargo de psicólogos y especialistas. Por si fuera poco, algunos organismos internacionales han encomendado al mundo científico estudiar los diversos aspectos de la felicidad.

Tratándose de un tema que tiene muchos componentes subjetivos y que está sujeto a factores culturales e históricos, quizás la mayor fuente de información para comprenderlo sean los estudios basados en encuestas. Atendiendo a lo antes mencionado, una de las preguntas clave de estos estudios es “¿de qué forma es usted feliz?”.

Algunas conclusiones generales

De los diversos estudios que se han realizado (y quizás pasando por alto sus matices) se pueden extraer una serie de conclusiones generales que mencionamos a continuación:

  • La riqueza absoluta no entra en la ecuación de la felicidad de la mayoría de la gente. Las personas aspiran más bien a cubrir sus necesidades básicas y poseer un razonable número de comodidades y placeres, pero no tanto a estar al frente de algún emporio económico.
  • Quienes son jóvenes o están jubilados muestran mayores índices de felicidad que las personas de edades intermedias. Los 40 años parecen ser una etapa de descenso en los niveles de satisfacción que vuelven a subir de rango alrededor de los 60. Esto no quiere decir que las personas en estas edades no puedan ser felices, ni mucho menos.
  • Las mujeres se sienten más felices que los hombres hasta los 48 años, edad en la cual parece invertirse esta relación.
  • En cuanto a los factores que influyen positivamente en la satisfacción personal, están la vida afectiva, las amistades, la utilización de la creatividad, los buenos ingresos, la actividad física, la salud y la capacidad de brindar apoyo o ayuda a los demás.

La felicidad en el laboratorio

Los resultados sobre el tema a nivel de trabajos experimentales son muy dispares, ya que se ha encontrado la influencia de factores diversos. En general, los sujetos de estos experimentos asocian su percepción de la felicidad a un momento puntual que están viviendo y es muy difícil obtener resultados concluyentes.

Cabe señalar, de todas formas, que muchos de estos estudios indican que algunas circunstancias presuntamente propiciatorias de la felicidad no lo son estrictamente. Hay personas que viven o vivieron circunstancias muy dramáticas que se declaran más felices que otras que no tuvieron mayores sobresaltos en su vida. Además, parece ser que ganar una gran cantidad de dinero sólo tiene un efecto transitorio en los niveles de felicidad.

Por otra parte, se ha comprobado la incidencia de factores genéticos en la percepción de la felicidad por parte de los individuos. Quizás en esta línea estén las claves de la decodificación total de la felicidad en el futuro, al menos para el mundo científico.

Cuando en Khepra trabajamos en el proceso de terapia intentamos trasmitir que la felicidad nace desde dentro, del bienestar de uno mismo, por lo que adoptar la actitud de no esperar y de sentir gratitud con lo que tenemos es algo que llegue de fuera es fundamental.

No Comments

Post a Comment