Taller de prevención
de drogas y alcohol

Taller de prevención
de drogas y alcohol

El miércoles pasado, el equipo terapéutico de Khepra hemos realizado un taller preventivo acerca del consumo de tóxicos y del riesgo a desarrollar conductas adictivas con dichas sustancias a alumnos de 3.º de la ESO del Instituto Pedraforca de L’Hospitalet de Llobregat. Para este taller hemos contado con la desinteresada colaboración de Gisela y Andrea, dos de nuestras pacientes que han querido compartir su testimonio con ellos.

En Khepra hacemos una serie de talleres, tanto de formación de especialistas como de prevención de patologías. En este caso, desarrollamos uno de prevención, que consistía en trabajar la conciencia sobre el uso de las drogas y el alcohol, por un lado, y potenciar los factores de protección para no desarrollar una adicción, como pueden ser la autoestima o el criterio propio, por otro lado. Como siempre, hemos basado el taller en ejercicios dinámicos y prácticos.

En este taller en concreto, hemos querido llevar un testimonio para que, desde la experiencia, diera fe de cómo algunos jóvenes recurren a las drogas o al alcohol para tapar algunas emociones, y las consecuencias a corto y largo plazo de ello. Esta vez ha sido Gisela, paciente de Khepra, nuestro testimonio.

En segundo lugar, a través de la representación de ‘role-playings’, damos paso a la participación del grupo. Gisela, junto con Andrea y el resto de la clase, representaron diferentes situaciones que todos han podido vivir con pena y con vergüenza y que han evadido a través del alcohol o las drogas, pero sin haber podido llegar a resolverlas. En este caso se han escenificado situaciones reales donde la presión del grupo puede haberlos convencido de consumir alcohol o drogas, incluso cuando ellos no querían, para luego desarrollar entre todos herramientas para validarse y afrontar el poder hacer aquello que piensan que les va a ir mejor.

El cierre del taller ha permitido recoger las mejorías que Gisela y Andrea han experimentado desde que se han responsabilizado de sus emociones y, consecuentemente, del consumo de tóxicos, para motivar al resto de los alumnos a plantearse hacerse cargo de su propio consumo.

Cabe destacar y agradecer sinceramente la respetuosa acogida que hemos recibido por parte de toda la clase, su implicación, honestidad y entusiasmo. Además, queremos señalar que la experiencia también ha sido gratificante para nuestro testimonio, Gisela:

“Mi experiencia en el cole ha sido muy buena, iba bastante nerviosa por cómo podría ser la clase y cómo me podrían tratar, o si me iban a escuchar o no. He estado muy a gusto porque la clase era muy buena, estaban escuchando y participaban en las cosas que hacíamos, me he sentido entendida por ellos y que estaban atentos a lo que decía, con respeto hacia mí. A la hora de hacer las cosas no he estado nerviosa ni he tenido vergüenza porque todos lo han hecho y se lo han tomado en serio el taller. En general, ha sido un taller muy ameno y rápido, han sido encantadores todos y me he sentido muy cómoda a la hora de explicar mi historia”.

No Comments

Post a Comment