La terapia de grupo,
familiar, individual
o de pareja

terapia de grupo

La terapia de grupo,
familiar, individual
o de pareja

La psicoterapia, ya sea terapia de grupo, individual, familiar o de pareja, es la herramienta más eficaz para aprender a convivir armónicamente con las emociones propias y de los demás. En la vida suelen presentarse cambios y conflictos que exigen esfuerzos y adaptación: enfrentar esas situaciones no siempre es sencillo y puede verse perjudicado el bienestar de las personas.

Cuando se tiene un problema, a veces, hablarlo y exteriorizarlo logra convertirse en una válvula de escape: compartirlo con otra persona no sólo implica un gran desahogo, sino también la posibilidad de recibir solidaridad, apoyo y consejos objetivos.
La psicoterapia individual, la terapia de grupo, familiar y de pareja parten de esta dinámica con el valor añadido de que el contacto es con un psicólogo capacitado para enseñar a lidiar con esas situaciones que causan malestar, y así aprender a afrontar las diferentes emociones y sensaciones que la vida presenta a diario.

La psicoterapia no está condicionada a ninguna edad, sexo ni profesión. Cualquier persona que lo desee y lo amerite tiene la posibilidad de iniciar una terapia de grupo o individual: sólo dependerá de las necesidades del paciente.


Terapia individual, de tú a tú con los problemas



La terapia individual propone una relación con encuentros periódicos entre el paciente y el psicólogo. En un entorno de confianza, calidez y confidencialidad, el paciente podrá abrirse y expresar sus sentimientos, inquietudes o problemas con miras a recibir apoyo profesional y una guía para la superación de sus dificultades.

Durante las sesiones, el psicoterapeuta combina apoyo y confrontación para que el paciente razone y se conozca a sí mismo, para que reconozca sus debilidades y las fortalezas que le ayudarán a mejorarlas.

Con la llegada de la tecnología, la relación paciente-psicólogo ha logrado estrecharse más mediante el uso de los dispositivos móviles e Internet; sobre todo en momentos de crisis, lo que es una herramienta que proporciona cercanía e inmediatez en momentos críticos.


Terapia de grupo, una red de apoyo por si caes



Al igual que la psicoterapia individual, la terapia de grupo busca ayudar a que las personas mejoren sus habilidades para afrontar los problemas pero en un contexto grupal.

Mediante interrelaciones personales, los participantes hablan y reflexionan de sus problemas, sienten que no están solos y pueden llegar a conseguir en el grupo una fuente de apoyo estableciendo una alianza terapéutica. Además, en la terapia de grupo las críticas constructivas posibilitan el entendimiento de conductas propias y ajenas.

La terapia de grupo permite al paciente ver de forma objetiva problemas comunes, lo que ayuda a que esté menos centrado en sí mismo y logre ponerse en el lugar de otras personas, estableciendo empatía y asumiendo con mayor valentía sus propias dificultades.

La terapia de grupo es adecuada para gran variedad de problemas: puede ser de gran ayuda para aquellas personas que desean desarrollar sus habilidades interpersonales y para aquellas con trastornos de ansiedad y adicciones.


Terapia familiar, todos para uno y uno para todos



No existen padres, hijos ni familias perfectas. Es normal que se presenten desencuentros y rupturas que generen sufrimientos emocionales en los miembros de una familia.

Al ser la familia un sistema, cuando uno de sus integrantes tiene un problema los demás también sufren y se ven afectados. La terapia familiar es un tipo de terapia de grupo en la que se genera un espacio de comunicación y reflexión entre los integrantes de una familia, para buscar negociar acuerdos, mejorar la convivencia y encontrar soluciones a los problemas.

Esta terapia de grupo puede ir de la mano con terapias individuales con cuada uno de los miembros, con la idea de analizar los problemas y temores que tenga cada uno.


Terapia de pareja, oportunidad para el “nosotros”



Por mucho amor y cariño que haya, una relación amorosa presenta cada día nuevos retos que afrontar. Unos más sencillos que otros, claro está. Puede ser el caso que el manejo de esas dificultades ponga en riesgo la relación.

Además de la terapia individual y la terapia de grupo, existe también la terapia de pareja, específicamente orientada a estos casos. Este tipo de terapia está orientada al reaprendizaje personal, intercambio de palabras, acciones placenteras entre ambos y una resolución efectiva de los conflictos.

Asistir a terapia de pareja es buscar oportunidades de revisar hábitos, mejorar la comunicación, reforzar la confianza y cultivar el bienestar personal dentro de un entorno con menos conflicto y más armonía.

En Khepra creemos que buscar ayuda no es señal de debilidad, sino todo lo contrario: hacerlo amerita valor y afrontar situaciones difíciles es un gran rasgo de valentía. Estamos para acompañarte en el proceso.

No Comments

Post a Comment